Tecnología

Tecnología

Esquema del proceso

 

Nuestro sistema patentado de pirólisis transforma la basura en energía y productos utilizables. La pirólisis es la descomposición termo-química de los materiales con base de carbono en ausencia de oxígeno. La falta de oxígeno durante el proceso garantiza Emisiones muy bajas, de conformidad con las normas más estrictas de calidad del aire.

Tratamiento de residuos

El SPS puede procesar una amplia gama de materiales que incluyen:


• Residuos comerciales e industriales
• Residuos urbanos
• Derivados de fuel
• Madera
• Basura orgánica
• Plásticos
• Llantas
• Residuos peligrosos
• Lodos de depuradora

Idealmente, los residuos debería tener un contenido de humedad inferior al 20% antes de ser introducidos al SPS. Los residuos húmedos pueden secarse usando el calor del proceso. El SPS reduce la cantidad de residuos hasta en un 90%, produciendo grandes ahorros en los costos de eliminación en vertederos.


Energía sostenible

Dependiendo de la carga de alimentación del módulo de SPS producirá entre 1 MW y 2 MW de energía eléctrica. Aproximadamente el doble de energía se produce en forma de calor que puede ser utilizado directamente para aplicaciones tales como el secado o la calefacción de edificios o invernaderos.


Carbono y derivados

El SPS produce un material de carbonilla que puede utilizarse en una amplia gama de aplicaciones. Puede ser vendido como negro de carbón o como combustible por alrededor de 55 € por tonelada.

El carbón vegetal es un producto comercializado internacionalmente que se vende actualmente por alrededor de 220 € por tonelada. Éste producto es conocido como “biocarbón” si se produce a partir de madera limpia o residuos verdes. El mercado de biocarbón como material de acondicionamiento del suelo está creciendo rápidamente en todo el mundo, en particular cuando se ve reforzada por minerales y otros fertilizantes. El biocarbón ha demostrado reducir los requisitos de agua y fertilizante en al menos un 50%.

El procesamiento adicional de los productos de carbón utilizando el calor del SPS puede convertir el material en carbón activo – un material de filtración que se utiliza en la purificación del agua y en aplicaciones alimentarias. El carbón activado se comercializa a nivel internacional, en la actualidad alrededor de 1.100 € por tonelada.

Los residuos sólidos se clasifican inicialmente para separar los materiales reciclables. La basura residual se tritura antes de introducirla en el SPS a través de una esclusa de aire para asegurar un ambiente deficiente en oxígeno en la cámara de retorta. El SPS a continuación, calienta los materiales de desecho a temperaturas de hasta 1000ºC, produciendo gas de síntesis que luego se limpia y se introduce en un motor de gas o un generador de turbina.

Para más información se puede ver nuestra presentación en esta página o contactar con nosotros.